Se rumorea zumbido en fabrica de challas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el Disección de tus hábitos de navegación.

146 Los abanderados de ferrocarriles durante el desfile del primer contingente luego de la juramento de la bandera. Atrás se ve el Teatro Serrano, que proyectaba por esos díTriunfador la película Allá en el Rancho ínclito Pintura obsequiada a la clan De la Presa por un pintor de apellido Bettancourt en el que desde su paticular visión da una mirada al frontis del principal recinto de la sociedad melipillana.

Cuando no había música, habían buenas películas. Las dos principales productoras fílmicas en el mundo por esos años eran Pathé y Gaumont, ambas francesas, y habían logrado insuflar a la industria de nuevas temáticas, escenografíVencedor y posesiones que hacían aún más sorprendente el séptimo arte. Igualmente innovaron con cintas policiales y de suspenso, que presentaban gran atractivo para la concurrencia que sabía de antemano la trama, porque los periódicos se ocupaban de adelantarla. No fue beocio siquiera el hecho que el Teatro Melipilla se convirtiera en el lugar para enterarse de las actualidades del mundo, especialmente del estallido de la Primera Guerra Mundial. Sin Radiodifusión, sin tele, y con una tasa de analfabetismo que rondaba el 60% 97, el gran pantalla entregaba imágenes de los sucesos mundiales, aunque los textos con fondo negro sólo podían ser entendidos por aquellos que sabían percibir y conocían el conflicto que involucraba al Imperio Austrohúngaro, al Imperio Germánico, a Francia, al Reino Unido y a Estados Unidos, entre otros. Allá de aquella conflagración, Melipilla sufría como todo Ají por la crisis económica derivada del shock que significó la invención del salitre sintético por los alemanes, pero gozaba hasta las lágrimas con lo más cercano que tuvo a una ópera. Fue la exhibición de las películas Lucía de Lamermoor y Tosca, de producción brasileña y dirigida por el castellano Francisco Serrador, que en sus exhibiciones tuvo a los cantantes Ludovico Muzzio y Dionisio Bolívar interpretando a los personajes crea- 96 La Patria, 24 de noviembre de Según el Censo de Cabe destacar que en zonas rurales el analfabetismo era aún más agudo

22 En ese caldo de cultivo la ópera se hizo costumbre. Las compañíFigura se quedaban en Pimiento durante meses, dado que el transporte desde Argentina se hacía a lomo de mula. Copiapó y Valparaíso fueron las primeras ciudades en contar con espacios aptos para la ópera, verdaderos teatros edificados por la opulencia minera en la zona, en el primer caso; y por su condición de ciudad puerto, con suscripción presencia de inmigrantes 66 y una actividad comercial frenética 67, en el caso de la segunda. Santiago fue la tercera en sumarse a esta fiebre operática al inaugurar el Teatro Municipal en 1857 con una capacidad total de personas. Las tres ciudades se habituaron a estos espectáculos que arribaban solamente en temporada de invierno europeo. El resto del tiempo, el Municipal se veía iluminado con recitales líricos y poéticos, veladas bufas, bailes de filantropía, zarzuelas y teatro. Era evidente luego en esta época que mantener un espacio como el Municipal costaba una fortuna, y si admisiblemente la subvención municipal Bancal sólido, las diferentes concesiones debían averiguar mecanismos como la negocio de palcos para suplir la merma, afectada aún más por el infeliz incendio de 1870 que dañó casi enteramente el edificio. Aún Campeóní, desde 1857 a 1900 se estrenaron 63 óperas y se cional de la Cultura y las Artes, 2010, p Valparaíso fue la ciudad chilena que mayor núexclusivo de extranjeros atrajo en torno a fines del siglo XIX y, de entre ellos, los españoles ocuparon posiciones de avanzada. Navarro, C. & Estrada, B., Migración y redes de poder en América. El caso de los industriales españoles en Valparaíso en Revista Complutense de Historia de América, vol. 31, 2005, p Valparaíso es el puerto principal de Pimiento, la Nueva York de la costa pacífica de Sudamérica, siendo el mejor punto de negocios en la costa oeste (...) Tiene alrededor de 150 mil habitantes, pero su comercio es dos veces mayor que cualquiera ciudad de su tamaño en los Estados Unidos.

No apoye objetos en los muros. Con el paso del tiempo, el papel mural se decolora perdiendo la tonalidad llamativo, principalmente detrás de cuadros y muebles es donde más se nota la diferencia. Estos posesiones no los cubre la señal. En caso de algún imprevisto que cubra la señal, y la Empresa Constructora deba cambiar el papel mural; el propietario se compromete a aceptar la mejor alternativa (en caso de encontrarse descontinuado el producto) sin incurrir en el cambio completo del recinto o en su defecto; aceptar el cambio de tonalidad propio del paso del tiempo. El pegamento utilizado para pegar el papel sobre las paredes se diluye en agua, por lo que es probable que en zonas donde exista un exceso de humedad en el papel aparezcan globos. Esto es de manejable decisión, luego que solo se le debe inyectar pegamento con jeringa global. Junto a DESTACAR QUE EL USO DE LAS JERINGAS, DEBE SER EJECUTADO POR UN ADULTO, TENIENDO CLARO QUE ES UN Aspecto CORTOPUNZANTE, PELIGROSO, INCLUSIVE PARA ELLOS. La Empresa Constructora se hace responsable de las observaciones hechas en el papel mural al momento de la entrega de cada departamento. A posteriori de este proceso, es responsabilidad del propietario el correcto mantenimiento de este y no se acogerán a seguro las manchas, parches o piquetes informados posteriores a la entrega de la propiedad. El fabricante de papel mural garantiza el producto durante 1 año por defectos en su fabricación.

cit. Zegers, p. 51. Todavía puede revisarse el sitio Web del Teatro ICTUS, arreglado en: (revisado en: diciembre de 2011). de izquierda, tenía un poder de palabra, un bla bla que convencía y lograba traer obras que creo que la Parentela no entendía. Me acuerdo que en Pedro, Juan y Diego, en un momento echaban de la pega a uno de los personajes y salía una señAhora de antes del decorado que Bancal su consorte. Salía ella de un punto medio anfibológico, porque Cuadro como el panorama nacional que se había ido a la chucha, casi llorando y dice: chapulines, chapulines. La Clan se cagaba de la risa, pero era terrible, porque ella salía con su niño en brazos a vender chapulines para poder yantar. Cosas Campeóní la Familia no las entendía, aunque siquiera nadie se iba a reír del gobierno, si estaba lleno de sapos. Mallea y sus buenas intenciones todavía verían la cara del fracaso, porque lo que debía ser un gran suceso para noviembre de 1977 terminó en un sonado traspié. Con semanas de anticipación se anunció la acto del Ballet del Teatro Colón. El teatro más prestigioso de América Latina se encontraba en una excursión mundial y en su paso por Pimiento incluiría al Teatro Municipal de Viña del Mar, al Municipal de Santiago y al Palace de Melipilla. En ese nómina venía la primera bailarina Capea Segni, acompañada de Katy Gallo, Liliana Ivanoff, Liliana Martínez, Rodolfo Lancha, Gustavo Mollajoli y Leandro Regueiro. Lamentablemente para los productores, los números no cuadraron. Mallea, como principal promotor de la actividad y siendo director del Colegio Alonso de Ercilla, informó de un abultado adeudo que alcanzó los pesos, adecuado a la escasa concurrencia. Fue una primera campanada de alerta que no dañó sus intentos por promover actividades culturales. Pero Mallea aunque no estaría tan solo. Su trabajo Bancal observado por la municipalidad melipillana que formó una Comisión Cultural, dirigida por Héctor

Mientras, en los barrios sucedían cosas, pocas, aisladas, llenas de la adrenalina por exponer el cuerpo y una vida frágil que necesitaba cobijo. Allí la Iglesia Católica en Melipilla, tal como en todo el país, fue refugio de muchas voluntades de asociatividad que vieron en la cruz de Cristo una válvula de escape. Enrique Valdés, quien sería un actor relevante en la vida política y cultural de Melipilla al crear el Centro Cultural Pehuén, fue uno de aquellos que vivió la infancia, adolescencia y primera juventud en los setentas, allegándose a la parroquia La Merced y a los grupos que allí se formaban para asociarse con otros. Empecé a participar cuando tenía 14 años, cierto me llevó. Había varios grupos, se aumentaron después, llegaron personas mayores incluso. Mi inquietud Cuadro la asociación, porque nos vimos limitados. Bancal recomplicado juntarse, pero la Iglesia daba esa posibilidad. Ahí me hice mis grandes amigos y a través de la participación eclesiástica y social empezamos a pensar qué pasaba en Melipilla y en el país, y nuestra función como Agrupación fue de apoyo, a los que hacían catequesis, en el incremento de la música. Con algunos amigos de ahí fundamos el Pehuén, y lo mismo estaba ocurriendo en la parroquia San José y en la parroquia San Agustín. Por cosas naturales empezamos a interrelacionarnos, a desarrollar teatro en el mismo templo sobre las cosas que nos ocurrían como sociedad. Al tejadillo del catolicismo, las vocaciones artísticas fueron creciendo y alimentándose. Pero si perfectamente los grupos juveniles hacían sus trabajos en parroquias, a la similar intentaban soportar a agarradera peñGanador que pretendían fueran ocultas de los militares, aunque Melipilla Cuadro una ciudad tan pequeña que difícilmente resistía que una parte no supiera lo que hacía la otra. En 1978 se pro

145 Antes de caducar, el Teatro Esmeralda usó la logística de distribuir volantes con publicidad de las películas que emitía y con los precios de Sala y platea, sobretodo en tiempos en que no había Radiodifusión.

¿Quieres Comprar Toallas al por Mayor? ¿Tienes un negocio y te agradaría ampliar tu escala de productos? Has llegado al punto indicado. Desde Sancarlos te ofrecemos un amplio abanico de toallas al por mayor para tu negocio. Además de contar con más de 20 establecimientos por toda España, somos Fabricantes de Toallas.

Sin embargo, con el fin de que sean eficaces, los radiadores de cualquier tipo se calientan, especialmente en su frente metálico. Si hay posibilidades que personas de clickea aqui permanencia destacamento, enfermas o niños pequeños, se queden solos en la proximidad de un radiador, se deben tomar precauciones para consolidar que no puedan tener un contacto prolongado con el artefacto. Recomendamos que se coloque una protección cerca de del radiador, como es habitual con algunos tipos de ingenio de calefacción en circunstancias similares No cubra las superficies del radiador y no obstruya las rejillas de panorama de flato, pero que puedan provocar temperaturas excesivas que pueden ser peligrosas. Por ejemplo no coloque ropa, tejidos o cualquier material combustible sobre el radiador, deje como insignificante un espacio de 250 mm entre las cortinas y la parte superior o 75 mm de los extremos del radiador, y no permita que se empuje ningún mueble contra el radiador. No intente mover el radiador. No se siente o apoye en el radiador. No derrame liquido, sobre el artefacto. Si lo hace, asegúrese de enflaquecer bien los sectores mojados para evitar posible oxidación. No introduzca objetos, a través de la rejilla.

139 1980 y 1990, tampoco acogía una cartelera no cinematográfica que pudiera entregar espectáculos complementarios de forma periódica, y sólo albergó esporádicamente las aunque mencionadas fiestas de atavío escolares o beneficios, hasta su definitivo falleba. Idóneo a este proceso, ocurrió un mengua de las tradicionales salas de cinema en Ají. Si en la década de 1930 se produjo una merma de los salones que presentaban obras en vivo, acertado a la aparición de los cinematógrafos que iban en mejora, por la período de 1970 el negocio del cine comenzó a decaer, no quedando más de cincuenta salas a fines del decenio. A este problema el Estado le hizo frente mediante el arriendo de salas de cine en todo el país a través de Ají Films, cuestión que duró hasta la privatización de la empresa estatal en el año En los noventas, las salas tradicionales de cinema sufrieron un nuevo revés con el desembarco de las cadenas internacionales Cinemark, Hoyts y Showcase, las que llegaron a establecerse el 70% del mercado Doméstico 297. En este contexto, Melipilla no fue la excepción, también se vio afectada por la crisis de final del setenta, y no obstante para los noventa no era novedad que el VHS y los video clubes fueran en encumbramiento, existiendo más de cinco en la ciudad. Desde luego igualmente la cercanía con Santiago y el golpe que los melipillanos podían tener a salas de cinema de las cadenas internacionales hizo que el Palace cayera casi en un completo desuso. Una momento mencionadas y descritas todas las variables anteriores, cabe una aclaración. A todos estos factores, que emergen a la vela del estudio de casos de todos los teatros melipillanos del 297 Al respecto revísese el sitio Web Memoria Chilena.

Los rociadores pueden tener entre 1 y varias funciones. Estos tipos de salida del agua pueden ser muy diversos: tipo spray, tipo lluvia, tipo cascada, etc…

96 Leones, el Congregación Arturo Prat, la rama de arte y Civilización de Soinca, el conjunto folklórico Pomaire, mientras se mantenían las sempiternas organizaciones como el Cuerpo de Bomberos. Tenían en ese entonces las celebraciones un punto donde realizarse, como el salón municipal, y el espacio notorio vibraba con los carnavales y fiestas de la primavera, los chalilones y la Novena del Impulsivo Altísimo. Estas últimas atraían a cientos de personas a representaciones teatrales que se hacían de pasajes bíblicos. Para muchos niños de la ciudad fue su primera experiencia como espectadores de poco cercano a un acto teatral. Jorge Martínez, pupilo de la Escuela Parroquial con 10 años para 1968, Bancal unidad de ellos. Ibamos siempre a la Plaza de Armas a lo que mi mama llamaba los chalilones, que era esta cosa de challas, cuchuflíes y darse vueltas en la plaza. En algún momento los chalilones se acompañaban por la Novena del Impulsivo Altísimo, previo a la Navidad. Son los primeros recuerdos artísticos que tengo de ocurrir visto una representación, a partir de caricaturas, imágenes, estructuras de monos que se ubicaban frente a la catedral contemporáneo. Se montaba un escenario precario, que para nosotros Bancal maravilloso, con locución y todo, y se contaba una historia que tenía un componente bíblico, iba todo Melipilla, la Parentela se reía y se celebraba todos los abriles. Nacían también encuentros como el Carnaval de la Alegría y el Festival In 70, organizados por la JUM, todos en el Cine Palace. Por qué en el Palace? Porque con un Específico donde cabían personas y con la decisión de un patrón que pretendía hacer prevalecer su negocio, Cuadro un sitio privilegiado para beneficios, festivales y encuentros que se presentaran en Melipilla.

Esta presencia universitaria, canalizada hacia Melipilla por personas que estudiaban en los principales planteles estudiantiles, o por las mismas unidades de extensión, para inicios de los años sesenta marcaba de modo importante el expansión incipiente de iniciativas hermoso-culturales. Esto, mezclado con la pujanza propia del Ateneo, configuraban un panorama que se sucedía con hitos relevantes, como el Salón de Artes Plásticas, inaugurado en 1959 con un concurso de acuarela, dibujo y fotografía, en donde el Tribunal imparcialmente lo integraban maestros del Instituto de Extensión de Artes Plásticas de la Universidad de Ají. La ciudad aún vivía un año en el éxtasis deportivo al alojar en su seno la vigesimoquinta publicación del Campeonato Doméstico de Básquetbol Masculino, con la presencia de doce equipos que en el verano de 1961 hicieron temblar la antigua medialuna convertida en coliseo deportivo. Los partidos, el ambiente, los inclinacióníos y el crecimiento deportivo marcaron una de las fechas más importantes en el deporte Específico a lo amplio del siglo XX 201. En dicho ambiente fue que sobrevino una informe inesperada. Al concluir el arreglo de arrendamiento con Demetrio Pérez, en 1961, se cerró por un tiempo el Teatro Serrano para diversos arreglos, entre los que se contemplaban el traslado de los servicios higiénicos, el cambio de piso, la ampliación del foyer, el arreglo de camarines, muros y del techo. Antaño del pestillo, 201 En dicho campeonato, realizado entre el 21 de enero y el 2 de febrero, intervinieron las selecciones de Cabildo, Concepción, Temuco, Valparaíso, Linares, Osorno, Santiago, Universidad Católica, Iquique, Universidad de Pimiento y Melipilla. La final fue disputada entre Valparaíso y Universidad Católica, con triunfo para los porteños, que contaban con la gran figura de Francisco Kiko Valenzuela

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *